Martha Vargas

Martha Vargas

Instructora Certificada de PSYCH-K® – PER-K®. Consultora Holística de Vida: acompaño solamente a quien está comprometido con Transformar y Diseñar una vida Feliz y Satisfactoria.

Vida Buena Onda: De la Queja a la Compasión

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
buena onda

TRANSFORMANDO EL MODO “QUEJA” AL MODO CONSCIENTE Y COMPASIVO PARA CREAR UNA “VIDA BUENA ONDA”.

En nuestra cultura actual, la manera como nos expresamos ya sea de forma verbal, escrita, o mental, se caracteriza por una gran cantidad de queja, de expresiones limitantes y de diversas maneras de ver las cosas desde lo que no hay, desde lo que falta. Estas expresiones limitantes o de queja, son una expresión común de nuestra humanidad y se originan en la percepción aprendida sobre cómo “debemos” experimentar lo que sucede en nuestra vida diaria y sobre cómo “debemos” sentirnos.

Todo esto se basa en programas subconscientes, que conforman nuestro sistema de creencias y que nos condicionan a enfocar nuestra atención en lo dramática, difícil y compleja que es esta experiencia que llamamos vida. Estos programas han creado una realidad en la que nos hemos olvidado de la manera de vivir desde nuestra versión auténtica y esencial, para vivir desde la versión que la cultura espera, desde el tratar de encajar o de ser lo que los demás esperan de nosotros. Así mismo, nosotros vemos a las personas a nuestro alrededor y nos relacionamos con ellos desde esos programas aprendidos.

Para considerar tan solo una de las múltiples facetas “dramáticas” de la vida, te invito a hacer una pausa y tomarte unos minutos para reflexionar sobre qué tanto te escuchas quejándote o juzgando las relaciones en tu vida, ya sea con tu pareja, con las personas de tu trabajo, con tus padres,  con tus hijos, con otras personas de tu familia y particularmente en la relación contigo mismo. Considera de quién o cuándo aprendiste a creer que las relaciones interpersonales, así como la relación con nosotros mismos, es difícil, compleja, inadecuada, insuficiente y llena de barreras?

Y a la luz de esta reflexión, ¿alguna vez te has preguntado si es posible cambiar esta manera de experimentar la vida y qué podrías hacer para comenzar a mirar estas relaciones con “ojos” nuevos, con más compasión y desde un punto de conexión diferente…?

Tomando como ejemplo los Principios de la Madre Naturaleza, que contiene las instrucciones originales de cómo vivir en más Armonía, con mejor Balance y con mayor consciencia de la Interconexión entre todos los seres humanos, hoy queremos invitarte a crear con nosotros un Movimiento que llamaremos ¡Vida Buena Onda!

Aclaremos primero, que esta propuesta no está basada en un positivismo tóxico en el que se pretende que nuestras dificultades humanas no están sucediendo. El positivismo tóxico se caracteriza por pretender que todo en la vida es color de rosa y que nada malo nos esta pasando; este tipo de actitud invita a  ocultar las emociones negativas, a hacerte sentir culpable por sentirte abrumado por lo que te pasa, el hacer que ignores tus dificultades y las ocultes debajo del tapete para no mirarlas de frente.

Es una visión en la que solo se permite ver la vida bajo el lente del positivismo y se rechaza cualquier emoción o situación negativa que se te pueda presentar. Este tipo de pensamiento es una negación de nuestra naturaleza humana, que viene llena de matices, de emociones, de sentimientos, que son válidos y necesarios para crecer con ellos. Estas emociones y sentimientos de hecho, son los que nos hacen humanos, y con ellos nos movilizamos hacia esa versión autentica que es nuestra esencia. 

Nuestra propuesta del Movimiento Vida Buena Onda, es desde la realidad que la vida pasa a diario y que se nos presentan múltiples situaciones en diversas áreas que nos causan malestar, desconcierto, frustración.

Situaciones que nos hacen cuestionar nuestro valor propio y nuestra capacidad para ser suficientes; la idea es que en esos momentos podamos hacer una pausa y nos hagamos conscientes de la emoción que se está presentando (rabia, juicio, desconcierto, molestia, tristeza, culpa, vergüenza) y que la consecuencia humana natural es que nos quejamos, nos sentimos mal o agredidos o que agredimos a quienes están involucrados. En ese momento, podemos entonces preguntarnos ¿Cómo podría mirar esto desde otro ángulo, desde un lugar en buena onda, en buena vibra?

Te comparto algunos ejemplos de lo que me ha pasado a mi y como he logrado transformarlo en Buena Onda / Buena Vibra:

“Eso que acaba de decir mi mamá es inaceptable! Como se le ocurre opinar así y hacer sentir mal a esa otra persona solo porque se comporta diferente?!”

  • En Buena Onda: “Mi mamá también tiene derecho a pensar de manera diferente a mí porque eso es lo que ella conoce. En esa diferencia, podemos respetarnos y admirarnos, porque gracias a ella, yo hoy soy quien soy!”


“Durante la presentación que le hice hoy al cliente había algunas personas que no se interesaron por lo que yo estaba explicando. Es porque no soy suficientemente buena en lo que hago y por eso no logro comunicarme y me siento rechazada”

  • En Buena Onda: “Yo valgo por lo que soy! La vida me ha bendecido con dones y talentos que he desarrollado a través de la vida; si otras personas no lo pueden ver, me siento en paz porque se que cada día desarrollo mi vida lo mejor que puedo y que soy suficiente”


“Me causa tanto malestar la gente que se queja todo el tiempo sobre todo y no encuentro temas de conversación con personas así. Yo soy muy diferente a ellos y mejor me aparto para no entrar en conflictos”

  • En Buena Onda: “Tengo la posibilidad de expandir mi visión de mi misma a través de todas las personas con las que interactuó – voy a cambiar mi juicio por más curiosidad para conectarme con personas que piensan y viven diferente a mi y ver que puedo aprender de ellas

Esto es el Movimiento Buena Onda / Buena vibra.

No es una invitación a un reto porque eso implica algo que nos cuesta trabajo y tampoco es un optimismo vacío y sin sentido en el que se pretende ocultar o negar las situaciones confrontadoras de la vida.

Es más bien una invitación a darnos cuenta que nuestro entorno nos enseño o nos programo para quejarnos de todo y a verle el lado “malo” de lo que nos pasa o vernos como insuficientes frente a lo que nos sucede; como estos son programas aprendidos, tenemos la posibilidad de cambiarlos para descubrir que se puede mirar las cosas desde otro punto de vista y dejar de estar en el modo “víctima”. Esto con la idea que cada día haya más personas que veamos la vida con ojos de gratitud, de dicha y de disfrute.

Esta es una sugerencia para darle inicio al Movimiento Vida Buena Onda: que tal si por los próximos 21 días te haces una invitación a ti mismo a notar cuando te quejas, y a encontrar una manera de verlo de otra manera? Y si la encuentras, puedes celebrar contigo mismo de la manera que te genere alegría (un auto-abrazo, un bailecito, chocar las 5 contigo mismo, etc).

Nos encantaría además, si te animas a contarnos en un post en nuestras redes lo que te sucedió (¡y cómo lo cambiaste!). Nomina a un amigo o familiar para que se una a esta propuesta. Comparte la forma de Vida #BuenaOnda.

Más para explorar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Martha Vargas 2021 · Todos los derechos reservados · Powered by atomicateam.com